The Avalanches en Primavera Sound 2016

IMG_20160604_025435282

Por: Jesús Boyero

(Publicado originalmente en Indiespot)

El veredicto de la primera actuación mundial de The Avalanches en muchos años es cuestión de perspectiva: contrapicado o picado. “What does that mean?”. Euforia o decepción. Recordemos que eran dos los shows de los australianos anunciados en la programación del festival: viernes en el Fórum, domingo en la sala Apolo. Gracias a este díptico pudimos experimentar ambas sensaciones.

El largo y esperado proceso de regreso del colectivo había sido tan doloroso para los fanáticos que la respuesta a ese dolor se podía liberar bien en forma de exultación o bien de desencanto. Ya al comienzo, el atrincheramiento tras las mesas de las siluetas de Robbie Chatter y Tony DiBlasi, dibujadas sobre el nuevo imaginario de la banda, negó la posibilidad soñada de un concierto verdaderamente vivo.

Así que, en beneficio de nuestra propia salud, decidimos prepararnos para gozar de aquello que era apuesta segura: el bailoteo. Y no falló. The Avalanches proyectaron festividad a raudales con una catarata de fragmentos de soul, funk, disco, hip-hop, post-punk, música latina y afrobeat, enlazados con momentos cumbre de aquel Since I Left You y del inminente Wildflower (Frankie Sinatra’, ‘Subways’). Esta suite reunía una amplia selección de temas tan populares que difícilmente aparecerán en el próximo álbum, por aquello de los derechos. De Joe Cocker a Gang of Four, de David Bowie a Will Smith, el nexo era el groove irresistible de todo lo que sonó esa noche.

Lo malo vino cuando, dos jornadas después, con DiBlasi en solitario a los mandos, volvió a sonar casi lo mismo. La sesión del domingo apenas difería de la del viernes en el orden de los fragmentos, y la visión percibida desde el segundo piso de un Apolo lleno tenía mucha menos gracia. El australiano toqueteaba sin demasiado arte la mesa de mezclas que presidía la sala y no había rastro de los vinilos, que tanto habían mostrado al público durante la sesión en el Fórum,  Así que no necesitaba los discos físicos ni la presencia de su compi y, sin embargo, lo que escuchábamos en el local era, salvo por el orden de los temas, prácticamente lo mismo que 48 horas antes. Dicho de otro modo, se nos reveló el truco del mago.

IMG_20160606_012231602

Entendemos que se ha hecho necesario un breve repaso al segundo día para comprender, bajo un análisis más frío y racional, que el viernes habíamos disfrutado de lo lindo sin hacer juicio, pero que, en realidad, lo que The Avalanches habían traído para sus primeras apariciones en mucho tiempo no era mucho más que poner conocidos temas bailables desde detrás de unas mesas. Ya sabíamos de antemano que pueden hacer selecciones fabulosas para el repertorio de una sesión; la cuestión es que, para una jornada tan especial, cabía esperar una puesta en escena bastante más meritoria. Eso sí, nos quedamos con lo bailao, que fue mucho y muy bueno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s