KLF: 23-1 años después del 23 de agosto (Parte III)

tumblr_mr0p1fFT7j1qcy7hpo1_1280

(Empezó en la Parte I)

y

(Viene de la Parte II)

Cuando hay un 2, hay un 3. O un 23.

Era 1991, Los KLF estaban en la cresta, gozando de la atención del mundo. Billy Drummond y Jimmy Cauty eran los amos del cotarro musical y propagandístico, gustaban de dar la nota y también -importante- crear hits, temas de pop perfecto. Su siguiente salto fue pasarse a la colaboración, esta vez con una diva de verdad y no en una grabación robada, como en aquel Whitney Joins the JAMs. La “reina del country”, Tammy Wynette, célebre por su antigua canción Stand by Your Man, es reclutada por KLF para unirse a ellos en este himno genial titulado Justified & Ancient (Stand By The JAMs).

La reina se sienta en la cúspide de la pirámide, pero los que verdaderamente hacen cumbre aquí son KLF, con una mezcla de culturas, estilos… Hay rap, house, un riff de Jimi Hendrix,  una diva country y hay los coros de la tribu. En fin, seguramente hablamos del mayor mash-up jamás creado.

Por entonces, es casi imposible no darse cuenta de que KLF es oro y, por supuesto, el enemigo se da cuenta. En 1992, son nombrados “Grupo del Año” en los Brit Awards, premios de la música británica. Les están invitando a unirse a ellos, a unirse a las fuerzas del Mal. Y además les invitan a actuar en la mismísima gala de premios. Una oportunidad única para los terroristas musicales.

KLF quieren sembrar el terror e imaginan algunas ideas, que finalmente son desechadas por la dificultad para ser llevadas a cabo. Se ha hablado, por ejemplo, de desmembrar un elefante sobre el escenario, en directo para millones de hogares.

Finalmente, optan por invitar a una banda de metal extremo con cantante de voz gutural. ¿Estopa? No, Extreme Noise Terror. Salen al escenario para interpretar una versión brutal de 3 AM Eternal y, aprovechando el lugar privilegiado y la ocasión ideal, Billy Drummond, el cabecilla de los terroristas anarquistas denominados KLF, termina la canción con una traca final de balas disparadas desde su ametralladora hacia el público.

Aunque resultan ser de fogueo.

To the bridge now!

Este acto representaba el final de una era. Quizá formaba parte de El fin de la Historia, título del célebre libro que salió ese mismo año. Caía el Muro, y terminaba todo. KLF, es decir, Billy Drummond y Jimmy Cauty, se retiraban de ese escenario y se retiraban del business, pero a su manera.

KLF desaparecían, como una estrella fugaz, y querían desaparecer de verdad. Decidieron quemar todos sus discos, toda su obra, como acto de expiación, de negación de una industria, de un poder maligno y devorador que les quiso devorar a ellos también, con reconocimientos y con ese aplauso final, nada más ser disparados.

Por desgracia no podían quemar los vinilos que habían sido adquirido por los fans, y la música de KLF se conserva para gracia de los que no vivimos aquella efímera época. El fuego purificador también se había llevado, unos pocos años antes, los discos que destruyeron The JAMs (KLF), hostigados por los abogados de ABBA, grupo al que habían sampleado sin pudor.

Tras esta gran hoguera de vinilos, ¿qué les quedaba a KLF? Les quedaba la pasta, mucha pasta. Y la expiación no era completa si esa pasta seguía ahí. Podían quedársela, sí. Podían donarla, sí. Podían hacer muchas cosas con ella, sí. Pero decidieron ir a una caseta en una isla perdida de Escocia y allí quemar, delante de los medios de propaganda, la nada desdeñable cantidad de…

>
>>>
>>>>>
>>>>>>>
>>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>>📣>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>>🎛>>>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>>📣>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>>>
>>>>>>>>>>>
>>>>>>>>>
>>>>>>>
>>>>>
>>>
>

… un millón de libras esterlinas.

One million quid. Cientos de millones de pesetas. Era el 23 de agosto de 1994. Billy Drummond y Jimmy Cauty quemaron 1 millón de libras. Eran KLF, o bien un par de gilipollas, según se mire. Lo hicieron y después dijeron no saber por qué. Juraron por escrito no dar una respuesta a ese por qué durante los siguientes 23 años. Echemos cuentas: eso es dentro de un año. El 23 de agosto de 2017 , quizá ese par de gilipollas, los KLF, tengan algo que decir al mundo. KLF han estado desaparecidos todo este tiempo, salvo por una breve actuación de 23 minutos en 1997, titulada Fuck the Millenium.

Mientras algunos esperamos, alguien se ha preocupado de indagar en ese por qué. Y cree haber dado con la respuesta, por eso ha escrito un libro explicándolo.

KLF-portada-amarilla-e1429776804415

Este no es el típico libro que cuenta la historia de un grupo musical. De hecho, todo lo que aquí hemos mencionado apenas ocupa un pequeño espacio en sus páginas, sino que su autor, John Higgs, desvela la increíble verdad sobre el mundo, el ser humano, la Historia, la cultura, la música, el dinero, los misterios, las religiones y los gilipollas.

Este libro te da una verdad que puedes creer o no, como este relato en tres partes. Ambos son relatos, modelos, y quizá merezca la pena creérselos durante un tiempo para llegar a la cúspide. Aquí, por ahora, creemos en KLF sobre todas las cosas. Lo que hicieron puede gustarte más o menos, su música llegarte o no, pero creemos que KLF son ejemplo de una carrera musical brutalmente inteligente, de un entendimiento vital mucho más amplio de lo habitual. No queremos gritarlo pero… sí, eran genios.

¿Lo volverán a demostrar 23 años después del 23 de agosto de 1994?

Por: Jesús Boyero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s