15 canciones con una melódica

damonalbarn_keyboard_getty

Por: Jesús Boyero

Para desengrasar un poco después de nuestra última serie de artículos, densos y ligeramente enloquecidos, traemos una recopilación simple pero generosa. Ni más ni menos que 15 canciones con una melódica, mientras que nuestra lista más amplia hasta el momento contaba con la increíble cantidad de 5 temas.

Al grano. Seguro que casi todos hemos tenido algún encuentro con este instrumento, inventado por la marca Hohner en los años 50. Su ligereza y sencillez hacen de la melódica un complemento ideal para tus fiestas (aunque las autoridades recomiendan moderación). Este “teclado de soplar” se toca con una o dos manos, en este último caso espirando a través de un tubo largo. Emite un sonido parecido a la armónica o al acordeón, si bien seguramente sea el más estridente de los tres.

La melódica se identifica a menudo con latitudes tropicales, quizá porque fue popularizada en Jamaica allá por los años 70, cuando el pequeño instrumento trascendió el ámbito de la educación musical para niños. En concreto, fue el músico de dub y reggae Augustus Pablo quien abrió las puertas a su posterior repercusión internacional. King Tubby Meets The Rockers Uptown es su pieza más célebre.

El propio Pablo es invitado a poner su sello en Star de Primal Scream, otra de las canciones de nuestra lista. También parece cumplirse el tópico del trópico cuando escuchamos Grape Juice City de Ratatat.

Fue a partir de la ebullición del post-punk cuando el invento de Hohner empezó a protagonizar canciones de pop y rock. El interés de aquel movimiento por las músicas jamaicanas atrajo la melódica hacia las guitarras, como en 5.45 de Gang of Four. Unos que salieron de la escena en busca de sonidos más bailables fueron New Order, no sin llevar consigo en la mochila el pequeño instrumento. El inolvidable motivo de melódica de Love Vigilantes sirve para evocar un lugar exótico, justo antes del relato de un soldado: Oh I’ve just come from the land of the sun… La icónica banda de los años ochenta nos lo ha puesto fácil para hilar las canciones, pues recordamos también un solo de melódica en Electronic Renaissance de Belle & Sebastian, homenaje claro a aquella Procession de la banda de Bernard Sumner, Peter Hook y compañía.

Quién podía imaginar que los compañeros del malogrado Ian Curtis acabarían una década después en Ibiza, inspirándose en el estilo conocido como balearic beat, que mezcla música de baile y sonoridades tropicales como… ¿lo adivinan? Huelga decir que la relación fue simbiótica: también un tema de balearic como Origin, del dúo sueco Studio, bebe del sonido de los de Manchester e incorpora a la estrella de este artículo. Estrella modesta, sí, pero algo tendrá para haber sido invitada incluso a la escena post-hardcore, como en I Hate The Kids de Hot Snakes o con su propio espacio en Enfilade de At the Drive-in. Y tras el post-punk y el post-hardcore, no podía faltar la bienvenida del post-rock al tecladillo de marras, óigase en temas de Bark Psychosis como Absent Friend. En ella se demuestra su cualidad taciturna, pero, dada la tesitura, también puede encarnarse en una pequeña chillona, como en Huddle Formation de The Go! Team.

Este último quizá sea el momento de mayor extroversión del pequeño instrumento, pues pocas veces tomará tanto protagonismo. A menudo pasa desapercibida, y lo vamos a demostrar. Porque, si alguien trata de recordar la épica Champagne Supernova de Oasis, ¿acaso mencionará que la canción es sustentada por una melódica? Probablemente no. Pero todos percibimos cómo añade una resonancia crepuscular al colofón de un disco brillante, el mismo sabor sonoro que es inherente al Midnight Cowboy de Faith No More. Esta versión de la música compuesta por John Barry para la mítica película comparte asimismo un halo de cierre con otra decadente melódica, la que remata la introspectiva A Name, de John Frusciante.

Nuestra lista también ha de ser rematada con un cierre, y tal privilegio lo hemos reservado para el músico retratado en la imagen de esta entrada: Damon Albarn, el afamado frontman de Blur. Con el cuarteto de britpop demostró hace ya mucho tiempo su apego por la melódica, y en tiempos más recientes sigue trufando sus proyectos con ella, como sucede en la versión maliense del In C de Terry Riley a cargo del colectivo Africa Express. Siempre dispuesto a abrir caminos en la música popular, el también cerebro de Gorillaz cedió paradigmáticamente un papel protagonista a la melódica para enarenar el aire que envuelve al ya mítico Clint Eastwood de la banda virtual. Damon, nos alegra compartir contigo esta obsesión.

¡Usemos los comentarios para añadir más ejemplos! ¡Ojo porque Andrea Bocelli también es fan de la melódica!

Anuncios

2 comments

  1. · Lloyd Cole & the Commotions – Are You Ready To Be Heartbroken?
    · Andrea Boccelli – Voglio Restare Cosi
    · Ata Kak – Daa Nyinaa
    · Talk Talk – I Believe in You
    · Studio – Origin
    · Polaris (banda japonesa) – 光と影 (track 4 en el álbum ‘Home’, de 2002)
    · Nusrat Fateh Ali Khan – Mustt Mustt
    · John Frusciante – Omission
    · Bark Psychosis – Scum

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s